Situación Geográfica
 
         
 
El municipio de Dalías se caracteriza en la actualidad como un territorio de sierra: la mayor parte de su superficie corresponde al dominio de la sierra de Gádor. Sus tierras más bajas discurren por la cota de los 400 metros de altitud, incluyendo un núcleo central que está a 411 metros.

Sus tierras más altas alcanzan los 2.000 metros; sin embargo, el mar y la embarcación en su escudo heráldico simbolizan otra realidad geográfica más compleja de otro tiempo no muy lejano.

El pueblo de Dalías y su barrio de Celín se sitúan en la fachada suroccidental de la sierra de Gádor, bóveda caliza sobre una base de filitas y esquistos de cuyo contacto surgen las exurgencias de agua que dan vida al valle y al campo desde tiempos inmemoriables. El núcleo urbano y la vega ocupan un fértil valle-cañada de rellenos cuaternarios, enmarcado por un sistema de fallas que comunican el Campo con el sinclinal de la Alpujarra, aislando e individualizando la sierra de Gádor.


Estos accidentes geológicos vienen a demostrar la actividad de la zona; de hecho, no son desconocidos los episodios sísmicos, tanto en los momentos actuales como en el asolador y terrorífico de 1804, que ocasionó 162 muertos y cuya violencia quedo grabada en la memoria histórica. Climatológicamente, el pequeño valle de Dalías siempre ha sido considerado como un paraíso térmico, dada la bondad de sus temperaturas invernales, siendo prácticamente desconocidas las heladas.


"Vista Sierra de Gador"
 

"Sierra de Gádor"

En lo que respecta a las precipitaciones, éstas alcanzan una media en torno a los 400 l/m2 año, lo que permite inscribirse en el dominio climático mediterráneo subtropical. La vegetación de su territorio es mayoritariamente producto de la acción antrópica, que en sucesivas actuaciones ha ido recuperando la masa forestal otrora importante y que fue esquilmada por las fundiciones de plomo en el siglo XVIII, pese a las constantes protestas del Ayuntamiento en la época minera.

Cuando en 1759 se efectúa un censo forestal para la Marina española (Gómez Cruz, M.: Atlas histórico forestal de Andalucía. Universidad de Granada, A.M.A, 1991), el municipio de Dalías tenía un total de 51.485 árboles maderables, correspondiendo a las encinas unos 46.001, las olmeces 1.193, álamos negros 64, álamos blancos 624, chopos 19.970 y nogales 3.

Si bien se conservan algunos rincones de vegetación autóctona con encinar y garriga, en la actualidad las repoblaciones se han estructurado en base a series de pináceas, y en algún caso con especies extintas del género ciprés. La fauna asociada a los ecosistemas serranos constituye un atractivo cinegético, cuyas especies más explotadas son la perdiz roja, la paloma torcaz, el conejo y recientemente el jabalí.